lunes, 6 de junio de 2016

Me paso al Atleti



Canta Sabina “aquí me pongo a contar motivos de un sentimiento que no se puede explicar”. Pues si él, habitual de las rayas canallas de los colchones, no lo podía explicar, imaginaros mi papelón, a mis 31 años descubriendo mi verdadera vocación, porque sí, el Atleti es una vocación. En mi caso tardía, pero lo importante es haberla descubierto. Me he hecho del Atleti después de la que ha podido ser la derrota más dolorosa para este equipo en décadas. “¿Por qué? ¿Por qué ahora?”, me preguntan. ¿No hubiera sido más “normal” que hubiese dado este paso tan trascendente en la vida de una persona tras haber ganado? No lo pueden entender

Sí, me hago del Atleti ahora porque hay derrotas que enamoran, y sufrimientos que pueden hacerte sentir la persona más feliz del mundo. Sí, me hago del Atleti ahora porque hay lágrimas de tristeza más auténticas que cualquier forma de felicidad. Sí, me hago del Atleti ahora porque hay pasiones que te dominan y ante las que no debe uno oponer resistencia. Sí, me hago del Atleti ahora porque dice Vetusta Morla que dejarse llevar suena demasiado bien y suena tan condenadamente bien que a veces es necesario hacerlo. Sí, me hago del Atleti ahora porque quiero subir y bajar de las nubes las veces que haga falta, que de las emociones extremas, de vivir la vida al límite, no se cansa uno nunca.

Sí. Me hago del Atleti ahora. En un momento de zozobra con la duda de si el Cholo se va y tras la desolación que dejó Milán. Sí. Me hago del Atleti ahora porque siempre me ha parecido que tiene más historia el perdedor que  el ganador. Sí, me hago del Atleti ahora porque el sábado durante el partido, toda una final de Copa de Europa, me di cuenta de que quería que ganasen los que vestían de rojo y blanco y no los “míos”. Sí, me hago del Atleti ahora porque llevo ya unos años dándome cuenta de que me emocionaban más los triunfos del Atleti (ese final de liga del Camp Nou en El Ducado con mi madre y mi hermana atléticas) que los de “otros”. Sí, me hago del Atleti ahora porque siempre tuve la sospecha interior de que las rayas rojiblancas van más con mi forma de ser. Sí, me hago ahora del Atleti porque creo que “lo llevo dentro” 

Sí, me hago del Atleti ahora porque creo que el esfuerzo no se negocia y siento más orgullo por los que luchan contracorriente que por los que lo tienen todo hecho. Sí, me hago del Atleti ahora porque estoy convencido de que la historia de amor de Torres con su equipo de toda la vida tiene que acabar con El Niño levantando una Champions, y por qué no va a ser el año que viene en Cardiff.

Sí, me hago del Atleti porque una vez me colé en el Calderón con un compañero de instituto, nos encontramos con Kiko, que se rió y nos dijo muy simpático: "¿Pero qué hacéih aquí quilloh?" y al decirle que me firmase un autógrafo para mi madre que era muy del Atleti me dijo: "Qué santa tu madre", y eso no se me olvida. Me hago del Atleti ahora porque una vez me colé, era muy de colarme por entonces, en el césped del Calderón y le devolví un balón a Futre (año 97-98) y me llevé una bronca muy grande de uno de seguridad que me amenazó con llamar a mi padre si se me ocurría volver a hacerlo. Me hago del Atleti ahora porque cuando me aburría en las clases de matemáticas de Marichu en el Gran Capitán, me quedaba mirando por la ventana al estadio. Me hago del Atleti ahora porque he vivido siempre al lado del Paseo de los Melancólicos, Manzanares, cuánto te quiero, y estas cosas acaban marcando.

Sí, me hago ahora del Atleti porque en el día de mi Comunión tengo una foto vestido del Atleti y no del Madrid. Sí, me hago ahora del Atleti, no me importa reconocerlo, también porque los Mourinhos, Florentinos y Cristianos llevan años espantándome. Sí, me hago ahora del Atleti porque hace muchos años me cambié al Madrid para tener opciones de ganar alguna vez en la vida y ahora ganar me parece algo a lo que aspirar pero me he dado cuenta de que se puede triunfar en la derrota cuando uno ha derrochado todo el coraje y corazón que lleva dentro. Sí, me hago ahora del Atleti porque siempre he sentido que estaba en deuda con mi yo del pasado y con la familia de mi madre: Abuela, Pili, Menchu, Félix, Mamá, hermana, he vuelto.

Sí, me hago ahora del Atleti porque lo tengo tan claro que ya nada me hará salir de ahí. Mi madre colchonera, precavida ante este salto al vacío de su hijo, me dijo que no me precipitase porque se irán los Cristianos y volverán los Raúles. Mi respuesta fue que no se trata de eso. Es algo que va más allá. Es cuestión de hacerle caso a los sentimientos por encima de nombres. “¿Y si se va Simeone?”, me han preguntado otros. Me beberé una copa, como buen colchonero, para pasar el disgusto y me volveré a entusiasmar con el que venga, agradeciéndole al Cholo que me haya hecho ver la “luz”, y que nos haya enseñado que “si se cree, y se trabaja, se puede”.

Papá, Toño, ahí quedan algunas noches históricas en el Bernabéu. No las borraré de mi memoria. Son recuerdos bonitos. Me los quedo. Fue bonito mientras duró. También sé, papá, por lo que te he visto hace ya años, que te has ido desencantando del Madrid y te has ido haciendo un poco del Barça, medio en broma medio en serio. Las cosas que consigue Florentino. No sé si hay algún otro ejemplo de presidente de un club que provoque que algunos de sus propios aficionados salgan huyendo despavoridos de esta manera. Me han contado más casos últimamente. Y muchos que se quedan no están nada contentos con el rumbo del club desde hace muchos años.

A partir de ahora, cuando me refiera al Madrid, os prometo, atléticos, que intentaré hablar de “El Trampas”. Dejadme que vaya despacio, que acabo de volver a casa y necesito un periodo de adaptación. Ah, y por favor, respetad que sea raulista. Eso no es negociable. Raúl me parece un deportista ejemplar y mi admiración por él no desaparecerá. Me parecía importante dejar este punto claro, nada más. Por las noches seguiré contando Raúles y algún día también contaré Torres.

Un abrazo a todos, de un colchonero que vuelve al hogar. Gracias por acogerme. Ah, y que no se me olvide: #RoadtoCardiff

Guille

3 comentarios:

  1. Bienvenido en tu vuelta a casa. Ya sabes, disfrutarás de sufrimiento sin límites pero de una gran familia atlética.
    Como dijo ayer Juanfran, "cuando fallé el penalti me fui hacia los nuestros, ellos y nosotros sentimos lo mismo, somos lo mismo".
    BIENVENIDO DE VUELTA A CASA

    ResponderEliminar
  2. Todos y cada uno de los motivos que nos describes, me valen, este "Sí, me hago del Atleti ahora porque creo que el esfuerzo no se negocia y siento más orgullo por los que luchan contracorriente que por los que lo tienen todo hecho." especialmente.
    ¡¡Bienvenido a esta montaña rusa que nos lleva a "subir y bajar de las nubes"!! Aunque para serte sincera, estas rayas canallas nos hacen vivir en una nube constantemente.
    Y no, no podrías haberte dado cuenta de la veracidad de tu sentimiento atlético en una victoria, eso seguro.
    De nuevo Guille, BIENVENIDO a esta locura, bendita locura, por cierto y como bien dices #RoadtoCardiff ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues muy bienvenido. De otra conversa que creía ser del Barça. Mi hermano es del atleti desde siempre y yo creía que quería tanto al atleti por él. Pero no, era por mí. Lo asumí definitivamente en un partido de liga que me encontré a mí misma deseando con todo el corazón que el Atleti ganara. No sucedió, jajaja... pero definitivamente salí del armario. Y nada, ahí estamos, educando a mis dos indios en la fe verdadera con el mantra de que no hay nada interesante en ser del equipo que siempre gana y que lo bonito es ser del que nos da la gana ;)

    Saludos

    ResponderEliminar