Sobre Guille Holden

"Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber..."

No soy Holden Caulfield, no escribo como Salinger, y Madrid no es Nueva York. Bien. Hechas estas aclaraciones, comencemos. Me llamo Guille Holden, y siempre me pasan cosas. De eso va un poco este blog. Nací en Madrid un 6 de noviembre de 1984, el año en el que Bruce Springsteen sacó el disco Born in the USA. No existen las casualidades. El primer libro que escribí fue una cosa de locos cuando era pequeño. Trataba de un chico cuya mano le desobedecía. Mucho tiempo después, en la universidad, escribí un relato sobre un amor platónico que tenía y me morí de la vergüenza al dejárselo leer a todo el mundo.

Loquillo me define: debo ser algo payaso pero eso me hace feliz. Me gusta el café con leche cargado. Me muerdo las uñas sin remedio. Subrayo los libros. Cuento la secuencia de luces de los faros. Hago listas de cinco. Utilizo transistor. Me dan miedo las avispas. Todos tenemos un refugio, el mío es Calafell. Hubiese querido ser indie, pero ya es demasiado tarde. Sigo poniendo tilde en “sólo” y en “guión”. Me gustan las historias de perdedores. Soy futbolero y creo que del Madrid.

Me licencié en Periodismo en 2007. Mala época para los sueños. Vino el monstruo de la crisis y se los llevó todos por delante. Como tanta gente de mi generación, desde entonces he ido encadenando trabajos temporales uno detrás de otro. Busco en la RAE la palabra estabilidad y no la encuentro. Pero soy feliz. Con la frustración a cuestas de no poder dedicarme a mi vocación, me puse a escribir este blog. ¿Y qué escribo? Vivencias personales, relatos de ficción, y lo que surja.

Leo desde que era pequeño. Creo que todo esto empezó con Enid Blyton y sus aventuras de Los Cinco. Y con Tintín. Mucho tiempo después descubrí a Hemingway y a Kerouac. También a Murakami. Conocí a Rob Fleming, el maravilloso personaje creado por Nick Hornby en Alta Fidelidad. Otra novela de referencia para mí es Cuatro amigos, de David Trueba. No he mencionado que El guardián entre el centeno es mi libro preferido porque ya lo digo aquí y no es plan de dar la lata con ello. Si un día me lanzo a escribir un libro y me preguntan por las influencias, ahí están. Ah, mi primera novela tiene ya título: “Lo que nunca pasa”. Otra cosa es ponerme a escribirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario